El Barco de Avila (o el puerto dónde está nuestra morada)


El Barco de Avila.
18-21 de Noviembre de 2010

Cada mes de noviembre, con el frio, las lluvias y las tardes cortas nos atrevemos a hacer un viaje a la Península. El destino es un secreto que guarda la pareja organizadora. Este año, Joan y Pilar eran nuestros guias. Durante el año, los cuatro restantes miembros del grupo intenta sonsacar alguna pista que nos indique por dónde transcurre el viaje. A medida que el verano nos deja y entra el otoño las preguntas en forma de pesquisas tornan mas frecuentes y más afinadas, así como la puesta en común de la información sonsacada para conseguir tener alguna pista que nos indique el lugar de destino.
Este año, la concentración era en Son Sant Joan a las 5,15 de la mañana: una putada. La convocatoria indicaba que debiamos tener una maleta a prueba de frio y que seria un primer dia muy largo.
Evidentemente, la hora de la convocatoria nos indicaba un vuelo tempranero, cosa que no podia ser más que el de las 6,40 a Madrid. Pero ir a Madrid es no decir nada. Puedes enganchar con otro vuelo (Asturias combina muy bien), coger un AVE (Valladolid, Soria...), cualquier otro tren, un coche... o quedarte en Madrid.
Ese primer día vino a transcurrir más o menos así:
  • Pues bien, llegamos a Madrid. Se confirma.
  • Primer comunicado que nos dice que no cogemos otro vuelo. Recogemos maletas (descartamos Asturias).
  • Cogemos coche (descartamos o no los destinos AVE)
  • Nos dirigimos hacía la Nacional de La Coruña (ostras, puede ser Valladolid, León incluso Asturias en coche. Si nos llevan en coche a Asturias están locos estos dos y sin tomar café)
  • Nos dirijimos a Segovia. (Vamos a Segovia?)  
  • Nos dan el segundo comunicado que no dice nada aparentemente más que no es el destino Segovia
  • Nos paramos en Segovia. Visita turístico gastronómica (cochinillo en Cándido!). Sobre las 15 horas de nuevo en marcha. (no creo que ya vayamos muy lejos a estas horas)
  • El coche pone dirección hacía el oeste. (seguro que vamos a Salamanca)
  • Cartéles de Salamanca, Avila, Cáceres, medio mundo. Nos hemos levantado a las 4 de la mañana y estamos dando vueltas por la península sin saber dónde vamos a dormir. Ni idea
  • Tercer comunicado: Tampoco es el lugar de destino. Nos paramos en Avila. (la leche!!)
  • De vuelta al camino (que me lleven dónde quieran, me rindo)
  • Seguimos hacía el oeste. Debe ser Salamanca o Cáceres
  • Definitivamente tras otro comunicado nos dicen que hemos llegado. Chicos no es Asturias, no es Salamanca, no es Segovia, no es Cáceres... Es El Barco de Avila. El único que había acertado es Tino que dijo en algún momento un Spa cercano a Avila. 
El Barco de Avila!!! Jamás me lo hubiera imaginado. Además llegamos de noche y en un periquete Joan se cruzó el pueblo por unos estrechos callejones hasta desembocar en una carretera provincial que nos conducia al hotel. Se lo sabía de memoria. Bravo por los organizadores!!



 


El hotel, Puerta de Gredos, estaba a 1,5km del pueblo. El Barco es un pueblo situado en la frontera de las províncias de Avila, Salamanca y Cáceres y a los  pies de la Sierra de Gredos.

Los dias que hemos pasado (primer dia incluído) han sido dias variados y que nos ha permitido coger ganas para volver en otras fechas y ampliar con detalle cada uno de los lugares que hemos podido saborear.
De camino a La Alberca, paramos previamente en Mogarraz, dónde pudimos contemplar un auténtico gorrino negro, con cencerro, paseando por el pueblo.


La Alberca es un pueblo de montaña completamente empedrado y con casas con mucha madera a la vista (balconadas) situado en Las Batuecas-Sierra de Francia.


Salamanca  nos ocupó el mediodia y buena parte de la tarde pero no lo suficiente como para parar en Guijuelo y permitirnos algunas gastrónomicas compras. Vale la pena recordar como de noche, en carretera secundaria a la altura de  El Tejado nos encontramos con cuatro vacas en la carretera, dos a cada lado que pudimos esquivar sin percance alguno.

La excursión la dedicamos a la Laguna del Duque (o de la Solana). Excursión amenazada por la lluvía por lo que teníamos como alternativa dedicarlo a El Barco. Finalmente el tiempo nos animó a ponernos las botas y dirijirnos hacía la montaña. La excursión es típica de Joan. "Excursión plana de unas dos horitas de paseo".  Pues bien, un desnivel de un 20% de manera constante durante unos trescientros metros de ascensión sobre el surco agua que bajaba de la montaña. Finalmente llegamos a la Laguna y pudimos observar que hay un paseo que rodea la Laguna, que por cierto tiene origen glaciar.

A mediodia estábamos citados (ejem ejem) en un restaurante del pueblo para comer lo típico del pueblo: Potaje de judias del Barco y Chuleton de Avila. (no coment)

El último dia lo dedicamos,  a visitar el Valle del Jerte y Madrid Centro. Jerte, además de tener un valle precioso y muchas cerezas tiene un agradable núcleo urbano. En Madrid paseamos por Plaza Mayor, Carrera de San Jerónimo, Atocha...
Finalmente llegamos a Barajas, la T4 y caminito de casa.